jueves, 31 de marzo de 2011

FINANCIERS


Whole kitchen en su propuesta dulce para el mes de marzo, nos invita a preparar un clásico de la gastronomía francesa, Financier.

   Y aunque estuve tentada de hacerlos con chocolate (dada mi adicción) no he caido y he preferido probar los originales para saber exactamente su sabor. Tengo que decir que son dulces crujientes por fuera y esponjosos por dentro, donde predomina sobre todo el sabor de la mantequilla, a pesar de llevar casi la misma cantidad de almendra molida. 
   Las cantidades que pongo son para 6 financier,  pero yo he preparado el doble. He preferido hacerlos más pequeños precisamente por si eran "hartibles" para que se comieran de dos bocados.
   Normalmente, se preparan en moldes alargados y mira por donde yo de estos no tengo (o no lo he encontrado entre la marabunta de moldes), así que en la bandeja de muffins he puesto trozos cuadrados de papel vegetal, que he ido rellenando con un par de cucharadas de masa.

   Ponemos a precalentar el horno. Mientras ponemos en un bol 55 g de azúcar glass, con 40 g de harina y 40 g de almendra molida, y lo mezclamos bien durante 5 minutos. 
   Fundimos 60 g de mantequilla en el microondas a potencia media. Después la pasamos a cuenco hasta que se enfríe.
   Batimos 4 claras grandes (yo he usado de las pasteurizadas) en nuestro robot sin llegar a montarlas, hasta que se pongan bien fluidas y homogéneas. Después le vamos añadiendo a cucharadas la mezcla de las harinas con azúcar para que se vayan integrando. Cuando se nos termine, le ponemos poco a poco la mantequilla vertiéndola en un hilo y parando  de vez en cuando para que se mezcle bien. 
   Cuando esté toda la mezcla lista, la vertemos en los moldes y horneamos a 180º durante 20 minutos, hasta que se pongan dorados por encima y los bordes estén despegados y más dorados que el resto.

   Los dejamos enfriar completamente antes de desmoldar.  Ya que he probado los originales, los siguientes serán con chocolate, o con fresas, o rellenos de crema...

 

 

miércoles, 30 de marzo de 2011

SCONES DE ARANDANOS


 
   Los scones son unos dulces típicos ingleses, con forma parecida a las magdalenas pero de textura muy diferente, son más compactos y no tan dulces, de hecho suelen tomarse como desayuno o merienda-cena, rellenos tanto de dulce como de salado.
   Yo los conocí un día que fuí a Gibraltar con mi vecina Tracy, ella me los enseñó y a pesar, de que al probarlos te parecen sosos porque inevitablemente los comparas con nuestras magdalenas, a mí me gustaron muchísimo. Desde entonces los tengo en mente y después de mucho consultar,  he conseguido una receta de los auténticos scones.

  
   Ponemos en el bol del robot 80 g de azúcar y 60 g de mantequilla sin sal y batimos (yo lo he hecho en la kenwood con el accesorio amasador K). Aparte tamizamos 400 g de harina bizcochona y una cucharadita de levadura. Vamos agregando poco a poco 250 ml de buttermilk a la mezcla de la mantequilla, alternando con las harinas, es decir dos cucharadas de buttermilk, dos o tres  cucharadas de harina, así hasta acabar con toda la harina.
   (La buttermilk yo la compro en Gibraltar porque por aquí no la encuentro, y además es muy baratita,  pero mi amiga Ana la hace ella, que para eso es muy apañá, aquí os dejo su enlace por si os animais)
   Mientras ponemos a hidratar 75 g de arándanos secos en un vaso con agua caliente. Yo los compré en mercadona, vienen en bolsitas de 100 g y son de la marca Frutalis.
   Cuando ya está la masa totalmente integrada, le añadimos los arándanos escurridos con una lengua o paleta. La masa es muy espesa, densa y pegajosa. Engrasamos una bandeja de magdalenas y vamos poniendo un par de cucharadas de la masa directamente en cada hueco del molde, sin preocuparnos de que quede perfectamente compactada, después cogerá la forma.  Con estas cantidades me dió para rellenar diez de los doce moldes, los dos que quedaron vacios los llené hasta la mitad con agua, para que el calor se distribuya por igual en toda la bandeja, según me enseñó Isabel de Aliter Dulcia de la que aprendo cada día.
   Precalentamos el horno a 200º, metemos la bandeja y bajamos la temperatura a 180º para hornearlos durante unos 20 minutos, dependiendo de cada horno. Estarán listos cuando hayan doblado su tamaño y empiecen a dorarse, no deben quedar tostados, pero al pincharlos en el centro el palito saldrá seco.



   Os los recomiendo muchísimo, están muy ricos y desde luego si habeis probado los scones originales, vereis que estos tienen el mismo sabor. También se pueden hacer con otros frutos deshidratados, frescos troceados o sin ninguno de ellos, para ponerles después mantequilla, mermelada...


lunes, 28 de marzo de 2011

TARTA SAN MARCOS


   Tengo que decir que nunca me gustaron los dulces de yema tostada, pero hace unos días una compañera del trabajo trajo tarta del cumple de su hijo y era precisamente una San Marcos de mercadona, y me gustó bastante, así que me dije, esta cae la siguiente.
   Dicho y hecho, además excusa perfecta para estrenar mi nuevo soplete que aún estaba esperando su oportunidad de lucirse.

   Por un lado hacemos un bizcocho, batiendo 3 huevos, 1 yogurt de toffee, 1 medida del yogurt de aceite de girasol, 2 medidas rasas de azúcar, 3 medidas rasas de harina bizcochona, 1 sobre de azúcar avainillado y medio sobre de levadura. Batimos bien y horneamos aproximadamente 35 minutos, hasta que al pincharlo el palito salga seco. Lo dejamos enfriar en una rejilla.
    Mientras montamos 500 ml de nata muy fría y reservamos en la nevera.
   Hacemos un almibar con 50 ml de agua, 50 ml de vino dulce y 50 gr de azúcar, lo ponemos al fuego durante 5 minutos, apartamos y dejamos enfriar.
   Aparte ponemos en un cazo al baño María  5 yemas de huevo, con 150 gr de azúcar y unas gotas de zumo de limón y batimos con las varillas hasta que esté todo bien mezclado, le añadimos agua hasta que cubra y seguimos batiendo, añadimos una cucharada de maicena diluida en un dedo de leche y mezclamos hasta formar una crema. Apartamos hasta que se temple.

   Ya sólo nos queda montar la tarta. Cortamos el bizcocho por la mitad y lo calamos por ambas partes con el almíbar que teníamos reservado. Lo llenamos con una buena capa de nata montada. Cerramos el bizcocho y cubrimos por encima con la crema de yema. Ponemos unos granos de azúcar moreno por encima y quemamos con el soplete. Por último ponemos la nata montada en la manga pastelera con una boquilla rizada y decoramos los laterales de nuestra tarta, que espolvorearemos con almendra en granillo.



   Me ha encantado como queda, no resulta para nada empalagosa y estoy muy orgullosa del resultado final, más rica que la que probé, así que ya puedo decir que también me gusta la yema tostada.

sábado, 26 de marzo de 2011

GALLETAS DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE

   
   Es lo que tenemos los que nos gusta la cocina, ya lo sabemos todos, cualquier producto que sirva para cocinar, ya sea utensilio o ingrediente, tiene una especie de imán que se nos pega a las manos y se tira en nuestro carro de manera irremediable. Aunque no sepamos bien su utilidad, seguro que la usaremos alguna vez.
   Y esto es lo que me pasó con la mantequilla de cacahuetes, tan típica en algunos paises extranjeros que se la comen en tostadas, los americanos se la echan a todo, los holandeses la mezclan con la mantequilla normal, en fin que tenía que ser una delicia y la compré.
   Bueno, pues para gustos están los colores. Esta mantequilla es simplemente eso, cacahuetes machacados tanto hasta hacer una pasta grasa, para mi gusto demasiado "hartible". Así que la probamos y ahí quedo todo, incluido el tarro en la despensa.
   Cada vez que lo veía buscaba una solución para gastarlo, pensé en bizcocho, en hacerlo buttercream, mezclarlo con magdalenas o la solución perfecta: Galletas. Que es lo que últimamente se me ocurre así de entrada.

   Estas concretamente las ví en el blog La cocina de la lechuza y me parecieron ideales, os dejo la receta tal cual.

   Ponemos en el bol del robot que usemos (también puedes hacerlo a mano si tienes un brazo de culturista) 225 g de mantequilla cortada en trocitos, 140 g de azúcar, 150 g de mantequilla de cacahuete (crunchy) y un huevo y batimos con las varillas hasta que se mezcle todo. Después ponemos dos cucharaditas de extracto de vainilla.
   A esa mezcla le vamos añadiendo a cucharadas 280 g de harina de todo uso, hasta que se forme una masa compacta que no se pegue a las manos.
   En la bandeja del horno, ponemos un papel vegetal y vamos haciendo bolitas del tamaño de una nuez con la masa, que iremos aplastando un poco con un tenedor para hacerle rallitas que después cruzaremos de nuevo con el tenedor para convertirlo en un enrejado.
   Horneamos a 190º de 12 a 15 minutos, después enfriamos en una rejilla.
 
Desde luego os puedo decir que estas galletas no están buenas, están ESPECTACULARES, son deliciosamente crujientes, y guardadas en una lata aguantan varios dias con la misma textura. Eso sí, advierto que es imposible comerse solo una.

jueves, 24 de marzo de 2011

BOLLOS PREÑAOS (PASO A PASO)

  
   Aunque yo ya los había hecho en otra ocasión, está vez he probado tal cual la receta del libro de Xavier Barriga, que ya os dije que es una joya de libro.
   Yo hice la masa en panificadora, que es una verdadera comodidad y te acorta el trabajo a la mitad, poniendo 300 ml de agua, 10 g de sal, 500 g de harina de fuerza y un sobre de levadura de panadería. Ponemos el programa de amasado y levado (en mi máquina el 8).
   Pasado este tiempo, enharinamos una superficie y cortamos la masa en porciones de unos 60 g.


   Cogemos cada una de las porciones y las redondeamos un poco con las manos,  le pasamos el rodillo por encima un poco
  
colocamos en el centro un trozo de chistorra
   
cerramos la masa primero por dos extremos
   
después por los otros dos
  
aplanamos por esta zona bien con los dedos


   lo dejamos en una bandeja de horno con un papel vegetal
   
   Tapamos con un paño húmedo y los dejamos reposar hasta que doblen su tamaño, aproximadamente una hora.
   Precalentamos el horno a 250º, pintamos con agua cada una de las piezas de pan. Bajamos la temperatura a 200º y horneamos hasta que estén ligeramente dorados, unos 20 minutos.

   
   A ver si mi Pili se anima y los hace viendo lo fácil que es y además ella ya sabe lo ricos que están. Como relleno evidentemente le puedes poner lo que más te apetezca, a mí con chistorra me parece que tienen una gracia especial, como yo, jajaja.

martes, 22 de marzo de 2011

FLOR DE PURÉ

 
     Otra manera de presentar una ensaladilla, para celebrar que ya estamos en primavera. Y esta flor me salió por usar un tarro de mejillones en salsa de tomate que compré en el Aldi, como ya os he contado otras veces, que lo ví y se me pegó a las manos:  "ala al carro que ya veré en que te uso".
    Pues así empezó la flor, por culpa del dichoso tarro, que todo hay que decirlo, están buenisimos esos mejillones.


   Preparamos un puré de patatas bien espeso. Ya va a gustos, o lo haceis de paquete o natural. Yo herví las patatas en la fussion cook con sal, y un huevo. Después las pelé, troceé y machaqué con un poco de sal, pimienta negra y un chorro de leche hasta hacer una pasta. Luego lo pasé por un pasapurés para dejar una masa fina pero espesa y manejable.
   Forramos una fuente redonda con film transparente y ponemos en la base una capa del puré de patatas, que levantaremos también por los laterales (procurando dejar poco menos de la mitad del puré que necesitaremos después para cubrir)
   Ahora hacemos el relleno. Yo empecé con el tarro de mejillones, pero evidentemente  le podeis meter lo que querais, otra opción muy apetecible es ponerle  restos de pollo asado, piña, jamón, lechuga y salsa rosa y hacer un relleno tropical.  En esta ocasión yo lo hice marinero y puse el contenido del tarro  de mejillones con tomate en un bol, y le añadí dos latas de atún al natural muy escurridas, un paquete de palitos de surimi troceado, el huevo cocido picado y unas aceitunas rellenas de anchoa también picadas. 
   Esta mezcla la ponemos encima del puré de patatas y cubrimos con el puré restante con ayuda de una espátula flexible (o con las manos a unas malas). Cerramos con los sobrantes de film y guardamos en la nevera una hora.
   Pasado este tiempo, sacamos la fuente de la nevera, retiramos el film de encima y pasamos a una fuente dándole la vuelta (a modo de tortilla), quitando todo el film. 
   Cubrimos con mayonesa y adornamos con granos de maiz, empezando por el centro y haciendo círculos. Alrededor ponemos unas hojas de endivias lavadas y secas.


lunes, 21 de marzo de 2011

GUSANITOS DE CHOCO

 
   Bueno pues como yo tengo un niño y una niña y ambos querían ayudarme a cocinar, os presento a Gusi y a Luz, tal y como nos pedia Sara del blog La cocina de Sara en su propuesta de este mes para el concurso de Mami... papi... ¡yo también!
   Y estos son los dos elementos que salieron una tarde de sábado, en la que reconozco que primero me reí mucho con ellos y después estuve quitando nutella de todos los rincones de la cocina.
   El procedimiento para hacer estos gusanitos es muy sencillo. Necesitamos un paquete de galletas María, un tazón de leche, un bote de nutella, chocolate fondant para cubrir y lacasitos para decorar.
  
Ponemos a los niños a untar nutella en las galletas y las cierran como bocadillos, así con todo el paquete, que después irán pasando a un bol con leche y colocando de pie para formar el cuerpo del gusano, pegandolas entre sí con otro pegotito de nutela.
   Cuando ya estaba alineado y le habíamos dado un poco de movimento, metí un cuenco en el microondas con una tableta de chocolate fondant troceado y un chorrito de leche, un minuto y se diluye bien. Después vertí por encima de las galletas y ya se pusieron ellos a decorar como les dió la gana!
   Después las caritas con los lacasitos llenos de chocolate de los dedos y la pajarita de Gusi y los lacitos de Luz de flores de glassé hechas por mí.
   La verdad es que quedaron graciosos, nos divertimos un montón (hasta que llegó la hora de limpiar) y encima estaba bien ricos. Ahora que estuvimos comiendo gusanitos dos dias, hasta que solo quedaron las caritas que les daba pena comerselas, pero también cayeron.

domingo, 20 de marzo de 2011

ESPAGUETTI RASPUTIN

  
    Dentro de lo que me gusta la pasta, esta es mi forma preferida de prepararla. La probé la primera vez en un restaurante italiano y llevaba este nombre, así que desde entonces la llamamos así en casa. Solía hacerla como la primera vez que la comí, hasta que un día la pedí en un italiano de Puerto Banús y para mi gusto la habían mejorado añadiendo un poco de tomate. No sé como os gustarán a vosotros los espaguetti con salmón ahumado, pero yo, para dos personas,  los hago así.

En fussion cook:   Programamos menú manual 10 minutos, ponemos en la cubeta un poco de aceite de oliva y rehogamos media cebolla picada muy pequeña, cuando esté transparente le agregamos 200 gr de salmón ahumado picado, le damos unas vueltas y cuando el salmón empiece a cambiar de color, metemos la pasta, removemos y cubrimos de agua. Anulamos el menú y programamos menú pasta. Despresurizamos y cuando abrimos la olla, le ponemos un chorro de tomate frito y un brick de 200 ml nata para cocinar y sal,dejamos en menú manual 2 minutos para que se integren bien los sabores.  Ponemos unas cucharadas de huevas de lumpo negras, mezclamos y emplatamos.

Tradicional: Hervimos la pasta en abundante agua con sal y escurrimos. Mientras en una cacerola con un poco de aceite, rehogamos la cebolla con el salmón (no demasiado para que el pescado no se seque), echamos un chorro de tomate frito, la nata , sal y la pasta. Mezclamos y cocinamos unos minutos. Ponemos las huevas de lumpo y listo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...