lunes, 27 de febrero de 2012

TRES COSITAS, SIN RECETA.

   Hoy vengo con una entrada rapidita para contaros unas cosas pero sin receta. 
Primero tengo que recordaros que os quedan 3 días para mandarnos vuestra receta de leche frita, en la propuesta de este mes, de De norte a sur.  Que sepais que es un dulce que se prepara en un ratín y con un resultado delicioso que os va a sorprender, y así podreis participar en el sorteo del fantástico libro que tenemos para vosotros. No dejeis pasar esta oportunidad porque es una joya y vais a tener muchas posibilidades de llevaoslo. Animaos!


   Por otro lado, también quería enseñaros un regalo que me llegó hace un par de semanas. Fuí la afortunada del sorteo que hizo Isabel de La cocina de Morenisa, así que en poquísimos días recibí un fantástico paquete con un delantal monísimo y una caja preciosa, llena de galletas decoradas hechas por Isabel, y que además de ser un trabajo perfecto, estaban deliciosas. Aquí os dejo las fotos. Muchas gracias guapa.


   Y por último, contaros que mañana tenemos kedada en Sevilla de blogueros andaluces.  Me hace mucha ilusión, porque como os conté en la ocasión anterior, la de Madrid, por fin le pones cara a gente con la que hablas a diario y a la que nos unen una afición común. Pero lo mejor es que después de conocernos físicamente, cuando vuelves a entrar en sus cocinas, ya lo haces de otra manera, con un cariño especial. Así que ya sabeis, que próximamente tendreis sesión de fotos, donde podreis ver a muchos amigos.


sábado, 25 de febrero de 2012

ZABAGLIONE CON MARSALA Y LIMÓN


Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un postre de la cocina italiana: Sabayón

   Sabayón, zabaione o zabaglione, es una crema italiana parecida al ponche, que se hace con yema de huevo, azúcar y vino dulce. Me ha costado maravillas encontrar el vino de Marsala, pero en el libro de recetas italianas que os mencioné en mi última entrada, encontré esta crema y aprovechando la propuesta de whole kitchen decidí probarla tal como venía, con este vino dulce típico italiano. Así que busqué lo en todos los super de la zona y no había forma, hasta que al final lo encontré en Gibraltar. No veas que alegria me llevé, porque además de esta, ya le tengo echada el ojo a otras recetitas que lo llevan, las ireis viendo.


   Tengo que decir, que cuando ví lo sencilla que era esta crema, no me atraía demasiado. Pero cuando la he probado me ha recordado al helado de ron con pasas y del tirón me tomé dos vasitos, además tengo proyectada repetirla este finde, así que no os digo más. Probadla, que más fácil no puede ser.


   Mezclamos 4 yemas de huevo con 40 gr de azúcar y las batimos con unas barillas hasta que doblen su volumen. Las ponemos al baño maría, agregamos poco a poco 100 ml de vino de Marsala y seguimos batiendo hasta que espumen, durante unos 10 minutos. Al final, ponemos media cucharadita de zumo de limón, ligamos un par de minutos más y apartamos.
   Distribuimos la crema en los recipientes donde los vamos a servir y decoramos con un barquillo de chocolate. Se toman templados, pero fríos os aseguro que están también deliciosos.

miércoles, 22 de febrero de 2012

PANZEROTTI DE QUESO

      

   Me gusta todo tipo de quesos, empezando por los españoles y pasando por la amplia gama internacional. No le pongo pega a ninguno. Me encantan especialmente cuando funden, así que el día que me encontré esta receta, en un librito de cocina italiana que tengo desde hace mil años con tropecientas banderitas de colores, señalando futuras recetas, me pregunté como es posible que no hubiera hecho antes este plato.
   Los panzerotti son una especie de empanadillas típicas italianas, como unos mini calzone, donde evidentemente el relleno va dependiendo de vuestra imaginación, aunque lo más típico es el tomate y la mozarella o cualquier queso italiano.


   Tamizamos 200 g de harina de trigo y le ponemos una cucharadita pequeña de sal. Si lo hacemos a mano, hacemos un boquete en el centro de la harina en forma de volcán para ir añadiendo el resto de los ingredientes y poder amasar sin que se desparramen los líquidos. Yo usé mi robot kenwood con el gancho en forma de K.
   A la harina le ponemos 35 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente. Separamos 2 yemas de huevo y las ponemos en el recipiente, seguimos amasando. Añadimos 3 cucharadas de agua, terminamos de mezclar y hacemos una bola. Tapamos con un film transparente y la dejamos reposar en la nevera media hora.
    Batimos un huevo y le ponemos 100 g de provolone picante cortado en dados, 50 g de jamón cocido en tiritas, 30 g de parmesano recién rallado, perejil picado, sal y pimienta negra.
   Estiramos la masa que tenemos reservada lo más finita que podamos, para que sea manejable sin que se rompa y la vamos cortando en círculos con un cortante grande  (de unos 13 cm), ponemos una cucharadita de relleno en el centro y cerramos por la mitad, como una empanadilla. Unatamos los bordes de los panzerotti con una clara batida y los presionamos bien para cerrarlos.


   Freimos en abundante aceite caliente (que no humeante), dándoles vueltas varias veces para que no se quemen y los vamos dejando escurrir en papel absorbente hasta que se sirvan. Son ideales con una ensalada.


domingo, 19 de febrero de 2012

TARTA DE PERAS CON CHOCOLATE EN HOJALDRE


   Mi hermana Noelia siempre acierta con los regalos de Reyes, no sólo con los mios, si no con los de todo el mundo. Ya os he hablado en alguna ocasión de lo que nos gusta esta fiesta en mi casa. Bueno, pues mi hermana es la reina de todos, de hecho yo la llamo Mamá Noel, porque no sé como lo hace que se sabe las tallas de todo el mundo, los gustos y necesidades de cada uno.
   Así que este año por supuesto, no iba a ser menos y me ha regalado cositas para usar en el blog, que ya ireis viendo poco a poco. Hoy por ejemplo una taza preciosa y una receta de un libro de Chocolate, que he tuneado un pelín porque en la original para la base usaba masa quebrada y yo he preferido usar mi ingrediente fetiche, el hojaldre. No os puedo explicar lo rica que estaba, así que tendreis que probar.
   Por cierto y antes de la receta, la taza con su platito, son de una tienda de Ceuta llamada Mariola que tiene verdaderas preciosidades. Si alguna vez visitais mi ciudad natal, no dejeis de ir a Mariola,  porque es para quedarte allí dentro a vivir. En próximas entradas seguireis viendo monadas traidas por Mamá Noel directa de Mariola.


   Necesitamos una plancha de hojaldre fresco de Lidl. La ponemos en una base de 24 cm, encima cubrimos con un papel vegetal y la llenamos con un peso (yo puse garbanzos). Metemos en el horno precalentado a 200º, durante unos 8 minutos.
  Pasado este tiempo, sacamos la masa, le retiramos el papel con los garbanzos y dejamos templar.
  Mientras preparamos el resto de los ingredientes. Rallamos 120 g de chocolate negro. Pelamos 4 peras, las cortamos por la mitad y le quitamos el corazón y las laminamos en forma de abanico.
   En el vaso de la batidora ponemos 125 ml de nata, 1 huevo entero y una yema  y un poco menos de media cucharadita de esencia de almendras. Batimos.
 

   Encima de la masa de hojaldre, repartimos el chocolate rallado. Cogemos con una espátula cada mitad de las peras y las vamos colocando rodeando la base. Vertemos la mezcla de la nata con cuidado desde el centro y por último espolvoreamos con azúcar moreno (unos 50 g)  por encima de las peras.
   Horneamos a 180º durante 30 minutos, hasta que las peras empiecen a caramelizarse y el relleno esté cuajado.




jueves, 16 de febrero de 2012

ENSALADA DE ARROZ THAI-JAZMIN AL AROMA DE MANDARINA


 
   Otro que se me tiró al carro nada más verme en Mercadona. Si es que no puedo ir a comprar, noto que los productos me miran de reojo y por si no tuviera bastante con los que conozco de toda la vida, a los totalmente desconocidos, a la que me despisto un poco... zas! se tiran al carro. Y claro, qué puedo hacer, si cuando me voy a dar cuenta ya están en la cinta.
   Eso mismo me pasó con este arroz: Thai-Jazmín, ¿qué raro no? De hecho estuvo en casa como casi un mes, hasta que al fin me decidí a usarlo. Y tengo que decir, que después de mucho buscar, encontré unas cuantas recetas, pero siempre utilizaban ingredientes raros para acompañarlo, así que que corté por el camino de enmedio y me salió un plato para mi gusto delicioso. ¿Os animais?


   Cortamos una pechuga de pollo en daditos no muy grandes y la ponemos cruda en un plato hondo cubierta de salsa de soja. La dejamos macerar unas 6 horas.
   Pasado este tiempo, ponemos en una sartén un poco de aceite y cuando esté caliente, echamos el pollo sin la soja (pero sin escurrirlo demasiado). Salteamos hasta que se dore y apartamos.
   Hervimos medio paquete de arroz Thai-Jazmín conforme a las instrucciones del paquete y lo dejamos enfriar.
   En una fuente ponemos el arroz, la pechuga de pollo, 10 pepinillos de los pequeñitos cortados en rodajitas, media manzana troceada pequeña y 6 rodajas de piña cortada también en trocitos pequeños.


    Para la vinagreta, ponemos en el vaso de la batidora 1 diente de ajo, la ralladura de la piel de media mandarina, media cucharadita de pimentón ahumado (o dulce), 15 ml de vinagre y 15 ml de aceite de oliva. Batimos bien y aliñamos nuestra ensalada.

lunes, 13 de febrero de 2012

REMOLACHA ALIÑÁ


   Otra receta que ha hecho mi madre toda la vida, así que no os puedo decir exactamente de donde proviene. No soy muy dada a comer remolacha, tiene un sabor particular que sin embargo con este aliño queda muy disimulado y os aseguro que está riquísima.


   La remolacha es un tubérculo de la que existen dos variedades la roja y la blanca (esta se destina sobre todo a la producción de azúcar), y es sobre todo un alimento rico en ácido fólico e hierro, por lo que es muy aconsejable tomarla durante el embarazo. También tiene gran cantidad de fibra y sólo 0.17 g de grasa por 100 g.  Es muy adecuado tomarla para las personas con retención de líquidos.
   Se toman después de hervirlas y son conocidas por su fuerte pigmento rojo, que tiñe todo lo que toca, pero para las manchas que deja en las manos después de manipularla, hay un simple truco, frotar las manos con sal.


   Para esta ensalada he usado un paquete de remolacha ya cocida envasada al vacio, que venden en Mercadona y trae 2 ó 3 unidades, dependiendo del tamaño.
   Se corta cada remolacha en rodajas y estas en bastoncitos. Las ponemos en una fuente. En el vaso de la batidora ponemos 3 dientes de ajo, un puñado de perejil, una cucharadita de comino molido, 30 ml de vinagre y 30 ml de aceite. Trituramos y ponemos este aliño por encima. Remover bien antes de servir, para que toda la remolacha se impregne del majado.

viernes, 10 de febrero de 2012

DE NORTE A SUR. LECHE FRITA CON NATILLAS




    Nos vamos a Castilla-León. Este mes nos vamos al interior para celebrar los carnavales, y aunque hubiera sido más típico celebrarlos con alguna receta de Cádiz o de las Islas Canarias, lo cierto es que en esta época en todas las regiones se hacen platos especiales para esta fiesta.
    Comemos leche frita en muchas regiones, pero según la wikipedia, el origen de esta receta surgió en Palencia, propagándose luego por las demás provincias.


    El caso es que yo sólo había hecho este plato en una ocasión y hace muchísimo tiempo, cuando aún vivía en Ceuta. Concretamente fue porque me lo pidió Juan, el padre de mi primer novio, una persona adorable a la que le tengo mucho cariño. Así que cuando Ana y yo decidimos que haríamos esta receta, me alegré especialmente y es a él a quien se la dedico, aunque sé que no lo va a saber.


   Preparamos primero las natillas.  Para ello ponemos a calentar 500 ml de leche, con una cucharadita de canela molida, una peladura de limón (sin parte blanca). Mientras ponemos a batir cuatro yemas de huevo con 100 g de azúcar, hasta que esté bien ligado y se lo añadimos a la leche ya templada sin que llegue a hervir. Removemos con unas varillas 5 minutos hasta que espese (textura de natillas). Retiramos y dejamos enfriar.


   Para la leche frita: De 500 ml de leche, separamos 100 ml en un vaso aparte y ponemos a hervir el resto con un palo de canela y la ralladura de una naranja. En la leche fria desleimos 50 g de harina de maiz (maicena). Cuando la leche empiece a hervir añadimos 100 g de azúcar, removemos y agregamos la leche con maicena. Bajamos el fuego un poco y seguimos removiendo unos minutos hasta que espese (textura de bechamel espesa). 
   Lo vertemos en una fuente rectangular no demasiado grande, para que quede una masa de aproximadamente un centímetro y lo dejamos enfriar completamente.
   Cuando esté frío, cortamos con un cuchillo en cuadraditos. Los rebozamos primero en harina y después en huevo batido y freímos en abundante aceite. Los vamos sacando a un papel absorbente para quitar el exceso de aceite y en seguida los pasamos por una mezcla de azúcar glas y canela molida.
   Servimos poniendo un fondo de natillas y la leche frita encima, aunque sin natillas son unos bocaditos ya por sí deliciosos.


   Bueno y ahora tengo que animaros a que participeis en la propuesta de este mes. Ya sabeis que teneis que entrar en De norte a sur, haceros seguidores y dejar allí el enlace de vuestra leche frita (si teneis blog) o enviarnos un mail con la receta y al menos una foto (si no teneis blog). Porque sólo así podreis participar en el fantástico regalo que tenemos este mes para sortear entre todos los que dejeis vuestro plato. Larousse ha tenido la amabilidad de patrocinarnos este mes y no os imaginais el fantástico libro que tenemos para vosotros. Os lo voy a enseñar para que veais que maravilla. Vais a perder la oportunidad? Vamoooos!!!

A la derecha en la sidebar, os dejo puesto el logo que os llevará a la entrada del sorteo, y si quereis os lo llevais también a vuestras cocinas para que se entere más gente.

martes, 7 de febrero de 2012

PULPO GUISADO

   
   Esta receta la ví en un libro que tengo de Arguiñano. Ya os he explicado otras veces, que cuando este cocinero empezó en televisión, yo preparaba mis oposiciones y en las 12 horas que echaba estudiando al día, sólo paraba para comer y para ver el programa de Arguiñano. Y estamos hablando de hace ya casi veinte años (qué fuerte). Aún así, quedaron en mi cocina varias recetas suyas que sigo haciendo, pero esta es una nueva que aún no había probado porque descubrí hace unos días en uno de sus libros.


   Ya sabeis que me encanta el pulpo, así que para los pertenecen al mismo club de fans os diré que teneis que probar este guiso, está delicioso y merece la pena.

 
   Primero pelamos y freimos en abundante aceite, 3 patatas medianas cortadas en cuadritos con un poco de sal. Reservamos.
   Ponemos en una cazuela, tres cucharadas de aceite de oliva a calentar, entonces le añadimos una cebolla grande picada y un par de dientes de ajo también picados y rehogamos. Cuando estén pochados ponemos una cucharadita de pimentón dulce o ahumado y movemos bien para que no se queme. Seguidamente echamos una cucharada de harina y seguimos rehogando para mezclarlo todo.



   En este momento vertemos 250 ml de vino blanco y otros 250 ml de agua (a ser posible del de haber hervido el pulpo, yo no puse de esta porque mi pulpo era congelado ya cocido). Añadimos el pulpo (unos 600 g) cocido y las patatas fritas que teníamos reservadas, media lata de pimiento del piquillo cortado en tiras, perejil picado y rectificamos de sal. Dejamos cocer cinco minutos, para que se integren bien todos los sabores y se espese un poquito.

sábado, 4 de febrero de 2012

BIZCOCHO DE CACAHUETE



   Tal como se me ocurrió este bizcocho, me levanté del sofá y me puse a hacerlo. Y eso que eran ya las nueve y media de la noche, pero pensé que sería de esas recetas que iban a estar dándome vueltas en la cabeza hasta que la hiciera, así que cuanto antes mejor. Empecé pensando que me apetecía un trocito de bizcocho y esa noche no me dió tiempo a comerlo, pero al día siguiente dimos buena cuenta de él, en casa y en el trabajo, al que me llevé la mitad y tengo que decir que tuvo mucho éxito, así que os recomiendo probarlo.


   Ponemos en el robot 4 huevos, 2 yogures naturales sin lactosa kaiku, uno de los vasitos de aceite de girasol, 150 g de azúcar moreno, 300 g de harina bizcochona y un sobre doble de gasificante (de Mercadona). Batimos y añadimos 200 g de mantequilla de cacahuetes (krunchi) ponemos esta mezcla en un molde engrasado. Horneamos unos 30-40 minutos a 180º, hasta que al pincharlo salga seco. Dejamos enfriar en una rejilla y listo.


miércoles, 1 de febrero de 2012

NAPOLITANAS DE CHOCOLATE

   

   El hojaldre. ¿Qué os puedo decir de él que no os haya dicho ya? Es perfecto para los entrantes, primeros, segundos platos y sobre todo, para los postres. No me caso de decir que es un fondo imprescindible de nevera o congelador, porque si te dan unas ganas irresistibles de dulce (de esas que entran después de comer que crees que está a punto de darte una bajada de azúcar) y quieres merendar algo super rico, pero sin tener que salir a la calle a comprarlo.... ¿qué haces? pues tirar del hojaldre, lo mismo haces unas tartaletas express, que te lias la manta a la cabeza y pillas el bote de nutella, para hacer el matrimonio perfecto: Napolitanas.


   Es tan sencillo como coger una plancha de hojaldre (en mi caso fresco del Lidl), extenderlo sobre su papel vegetal, poner 8 tiras de nutella (bien gorditas sin cortarnos, no vayais a extenderlo con un cuchillo, a cucharaditas) cuatro arriba y cuatro abajo. Cortamos la masa por la mitad, separando las dos partes de a cuatro y hacemos otros cuatro cortes a lo largo. Cerramos los rectángulos a lo largo y sellamos con un poco de huevo batido y pintamos por encima. 


   Horneamos unos 15 minutos a 180º, hasta que empiece a dorarse. Las sacamos y las ponemos en una rejilla. Hacemos un glaseado con un poco de agua y azúcar, pintamos las napolitanas y le espolvoreamos fideos de chocolate.
   Hala, a merendar!


   Con esta receta participo en el concurso organizado por Anyolcocina, y me llevo una segunda participación, a ver si hay suerte. Animaos a visitarla que teneis de plazo hasta el día 29 de febrero.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...