sábado, 31 de marzo de 2012

PEZ EMPERADOR CON MARSALA


 
    Compré el vino marsala para hacer el zabaglione y desde luego con el trabajo que me costó encontrarlo tengo que amortizarlo como sea. Así que como es un vino dulce italiano, he estado ojeando unas cuantas recetas que me gustaron en un libro de cocina italiana y este es de los primeros que me llamó la atención, por tratarse de pescado, lo ví muy original. 


   Rociamos ;) cuatro rodajas de emperador o pez espada con zumo de limón y salpimentamos al gusto. Lavamos, secamos y picamos un ramito de perejil fresco. Pelamos una cebolla y un diente de ajo y picamos bien.
   Calentamos en una sarten un par de cucharadas de aceite de oliva virgen y pasamos el pescado un par de minutos por cada lado. Añadimos entonces la cebolla y el ajo y rehogamos.
   Añadimos 100 ml de vino Marsala y 100 de vino blanco seco, tapamos y dejamos que se haga durante 5 minutos. Pasado este tiempo sacamos el emperador a un plato.
   Escurrimos una lata de anchoas de su aceite, las picamos pequeñitas y le añadimos el perejil, removemos bien, machacándolas con un tenedor y lo añadimos a la salsa hasta que empiece a hervir, dejándola asi unos minutos hasta que espese un poco. Servir la salsa encima del pescado que habremos mantenido caliente.
 

miércoles, 28 de marzo de 2012

TORRIJAS DE VINO



Whole Kitchen en su propueta dulce para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la gastronomía española, torrijas.

   Y como yo ya tenía publicadas las torrijas que comemos en mi casa de toda la vida, e incluso el pan para torrijas, pues me he decidido por otra variante de este dulce típico en Semana Santa, y además simplificando la receta al máximo, sin complicación alguna y con vino dulce "Quitapenas de Málaga". Es un plato que tendréis hecho en 15 minutos, con un resultado estupendo.


   Cortamos en rebanadas una barra de pan duro. Ponemos a calentar aceite en una sartén. Mientras, en una fuente honda, batimos 3 huevos y le añadimos 200 ml de vino dulce "Quitapenas"  y 100 ml de agua, mezclamos y metemos dentro cuatro o cinco rebanadas de pan, empapamos bien y las freimos unos minutos por ambas caras en el aceite caliente (no humeante) hasta que empiecen a dorarse. Volvemos a echar más rebanadas de pan en la mezcla de huevos-vino y vamos sacando las primeras a un plato con un papel absorbente.
   Cuando ponemos la segunda tanda en el aceite, echamos más rebanadas en remojo y las primeras que sacamos las pasamos por una mezcla de azúcar y canela que habremos puesto en un plato. Las rebozamos por ambos lados y las dejamos enfriar. Así sucesivamente hasta que terminemos todo el pan.


   Tengo que decir que como siempre me ha gustado participar en la propuesta dulce de CWK, sobre todo porque me hace descubrir cosas nuevas que no hubiera probado posiblemente de otra forma. Estas torrijas son muy diferentes de las que yo hago normalmente y mi madre ha hecho siempre, pero también muy ricas.

jueves, 22 de marzo de 2012

TARTA DE OBLEAS



   Nunca me había fijado en estas obleas, se llaman también pan de ángel. Pero hace unos meses en Las libretas de Calohe, un blog que me gusta muchísimo y os lo recomiendo, encontré esta tarta que me dejó maravillada. Así que en mi siguiente visita a Mercadona, faltándome tiempo, me hice con un paquete de obleas, porque sabía que no iba a estar en pendientes mucho tiempo.

   En fin de año, hice la tarta rellena de natillas de chocolate, pero como la acabé por la tarde y ya no había luz para fotos, pues nos la comimos sin más, porque sabía que tenía que repetirla.


   En esta ocasión, la he hecho tal como la explica Calohe, cambiando el ron por coñac, así que os dejo la receta y os aconsejo que la probeis.


   Primero hacemos una crema pastelera. Yo despues de haber probado varias, he ido tuneando una express que me da el resultado perfecto. Cogemos 500 ml de leche y separamos medio vaso, en el que disolvemos con una cuchara 50 g de maicena. Ponemos en un bol la leche restante, la leche con maicena diluida, 3 yemas de huevo grandes, 100 g de azúcar, 1 sobre de azúcar avainillado y media cucharadita de vainilla. Batimos todo con la batidora y pasamos a un cazo al fuego, removiendo con un cuchara de madera hasta que espese, aproximadamente unos 5-7 minutos. Reservamos.

  Aparte ponemos en el robot 180 g de mantequilla, 60 g de azúcar glas, 20 ml de coñac y 125 g de almendra molida. Batimos hasta hacer una pasta que mezclamos con la crema pastelera, cuando aún está templada.


   Montamos la tarta poniendo una oblea en la base de una fuente o donde la vayamos a servir, y le extendemos una capa de la crema, no demasiado gorda. Otra oblea, otra capa de crema, así sucesivamente hasta terminar con una de crema. Yo con estas cantidades he usado 14 obleas. El paquete trae 24 así que ya sabeis si la quereis más alta, teneis que doblar las cantidades para hacer la crema.
   Encima de la última capa de crema, decoramos con virutas de chocolate y guindas.

lunes, 19 de marzo de 2012

DONUTS


   Esto es como cuando Indiana Jones buscaba el templo maldito. Siempre tras la búsqueda de las recetas de nuestros dulces comerciales favoritos, pero caseros, más que nada por saber exactamente qué comemos y quitarles los conservantes y todas las E- que vienen entre sus ingredientes. Pues bien, yo creo que son precisamente esa cantidad ingente de E-, las que les dan ese sabor tan característico, imposible de copiar.

   Después de ver los maravillosamente perfectos que hizo Cris de Kanela y Limón, y de mirar 300 recetas de donuts más que hay por la red, no me pude resistir, tenía que intentarlo. Estos donuts os puedo decir que son CASI idénticos a los comprados, su sabor es delicioso y son ultra esponjosos, mucho más que los comerciales. Además le hemos quitado todos los conservantes y cosas raras, pero de calorías deben andar por el estilo, no os voy a engañar, tienen que ser una bomba, pero claro.... no los queríamos lo más parecidos posibles? Hay quien los hace al horno, pero yo para ser los primeros los he querido hacer lo más similares que pudiera, así que os dejo como los he hecho con la receta de Cristina, aunque un pelín tuneada.


   Primero hacemos una masa madre. Templamos 90 ml de leche en el microondas y le disolvemos 3 g de levadura fresca. Cuando está completamente diluida, le ponemos 150 g de harina de fuerza y amasamos con las manos hasta que se quede una bola que no se nos pega. Ponemos en un bol, tapamos con film y dejamos que suba en un sitio templado, aproximadamente una hora.

   Pasado ese tiempo, vamos a hacer la masa principal, y sólo tenemos que mezclar los ingredientes. Si lo hacemos a mano hacemos un volcán con la harina y en medio ponemos los líquidos y si teneis panificadora, lo haceis así.
   Templamos nuevamente 15 ml de leche y le diluimos 22 g de levadura fresca. Los cubitos de levadura que compramos traen 25 g cada uno, como antes usamos 3 g en la masa madre, ahora ponemos todo lo que nos queda, vale?
   Echamos la leche con la levadura en la cubeta de la panificadora, 40 g de azúcar, 150 g de harina de fuerza y la masa madre que habíamos reservado. Seleccionamos el programa de sólo amasado que dura unos 15 minutos. Cuando va por la mitad del programa, vemos que no se está haciendo masa porque tiene poco líquido, así que ponemos 4 yemas de huevo, cuando estén integradas en la masa echamos 5 g de sal, la ralladura de la piel de media naranja y las semillas machacadas de 10 cápsulas de cardamomo y dejamos terminar el programa. Vamos a ver, el cardamomo: Yo lo he buscado a propósito pensando que esto le daría el toque perfecto que buscamos, porque había leido que era así. Lo compré en la sección de gourmet de hipercor, pero realmente no tengo muy claro si este era un sabor determinante. Es muy particular, pero no veo que sea algo característico de los donuts, así que vosotros mismos.
 
   Ahora añadimos 50 g de mantequilla ablandada ligeramente y volvemos a seleccionar el programa de amasado, otros 15 minutos.
   Sacamos la bola de masa y la ponemos en un bol con un poquito de harina para que no se pegue, la tapamos con film y la dejamos que leve hasta que se triplique el volumen, una hora y media más o menos.

   Pasado este tiempo cogemos la masa y la extendemos en la encimera, la aplanamos con un rodillo hasta que nos quede aproximadamente de medio centímetro de grosor. Con un cortador de galletas redondo (o un vaso grande) hacemos círculos y con uno pequeño (o un tapón de una botella) hacemos el agujero central. 
   Cortamos cuadraditos de papel vegetal y vamos poniendo un par de donuts en cada papel, o uno por papel depende del tamaño. (Esto lo hacemos para transportarlos fácilmente cuando vayamos a freirlos sin que pierdan la forma, así no tenemos que tocarlos) Los dejamos en una bandeja y volvemos a esperar que se pongan gorditos, sobre una hora.


   Ponemos aceite de girasol a calentar en una sartén. Cristina habla de 170º, pero yo no tengo ni idea de como medir la temperatura de mi aceite, así que cuando está caliente (no humenante que se queman) cogemos un papelito con el donut, le damos la vuelta y lo metemos en el aceite, el papel lo vamos despegando con cuidado. En un par de minutos le damos la vuelta. Es muy importante esta parte, el aceite tiene que estar en su punto, así que tenemos que cuidar bajando la temperatura, de que no se caliente demasiado. Cuando echas la masa empieza a burbujear mucho y en un par de minutos dejan de salir burbujas del aceite, eso indica que ya le puedes dar la vuelta, no lo dejes más rato que se tuestan. Vuelven a burbujear mucho y cuando empieza a parar, ese es el momento de sacarlos con unas pinzas a un papel absorbente.

  De ahí los pasamos a una rejilla y vamos haciendo la glasa. Para ello derretimos en el microondas 40 g de mantequilla, le ponemos 150 g de azúcar glas, mezclamos bien y le echamos 50 ml de agua caliente, seguimos ligando y ya está lista. 
   Cogemos los donuts aún templados, los ponemos en el bol de la glasa, le damos inmediatamente la vuelta, lo sacamos, escurrimos bien el sobrante y lo volvemos a poner en la rejilla hasta que se sequen.

  
   Aviso: son super esponjosos, se comen solitos y están deliciosos. Muy difícil parar y casi imposible comer sólo uno ;)


viernes, 16 de marzo de 2012

MINI QUICHES DE CALABACIN CON BACON


   Desde que descubrí que las obleas para empanadillas, se pueden usar para un montón más de platos aparte de empanadillas, he probado varias recetas. Le pongo distintos rellenos y lo mejor, es que pueden hacerse al horno, no es imprescindible freirlas y el resultado es perfecto.

   Cuando ví en el blog Comer guapamente estas mini quiches, me llevé una alegría al ver que tenía todos los ingredientes y en el mismo día las hice, así que ha sido de las recetas que menos tiempo ha estado en pendientes de hacer. Un entrante riquísimo, que os lo pongo para que os animeis a hacerlas.


   Engrasamos ligeramente una bandeja de muffins y vamos poniendo cada oblea dentro de un hueco, las pincelamos con una clara de huevo y horneamos unos 10 minutos a 180º. Necesitaremos 12 obleas.
   Mientras ponemos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva a calentar. Picamos muy pequeña una cebolla y la ponemos a pochar, pelamos un calabacín y también lo picamos pequeñito, se lo añadimos a la cebolla. Dejamos rehogar unos 5 minutos a fuego no demasiado fuerte. Salpimentamos y le ponemos un puñado de bacon en tiras. Apartamos del fuego.
   En un bol echamos un huevo, 50 g de queso enmental rallado, 2 cucharadas grandes de creme fraiche (o nata espesa) y un chorrito pequeño de leche (10 ml). Batimos bien y mezclamos con la verdura que tenemos reservada.
   Rellenamos las mini tartaletas poniendo un par de cucharadas de nuestro relleno y espolvoreamos con orégano fresco por encima. Horneamos unos 20 minutos a 180º, hasta que se cuajen. Están riquísimos calientes, templados o frios, así que, vosotros elegís.

martes, 13 de marzo de 2012

TARTA MAQUETA AVION DE FONDANT


   Mi marido hace maquetas, ¿sabeis? En esta casa cada uno tiene su hobbie, solo que el mio se aprovecha más, al menos nos comemos todas las creaciones. No como él, que hace (sobre todo) aviones y los tiene expuestos en una vitrina gigante sólo para verlos, en una habitación única y exclusivamente para él y sus maquetas.


   Así que como yo soy valiente, decidí que para su cumpleaños este año íbamos a tener los dos el mismo entretenimiento, le pedí una caja de una maqueta de un avión cualquiera, y por una tarde coincidimos y pintamos ambos un avión (sólo que yo tardé una tarde en hacerlo y él tarda muuuuchos días)


   Para el bizcocho, por fin me decidí a probar el triple chocolate madeira sponge cake, una auténtica delicia. Y para el relleno hice una SMBC de nutella. Explosión de chocolate como vereis, una mezcla perfecta animada por un almíbar ligero de vainilla.




sábado, 10 de marzo de 2012

DE NORTE A SUR. GOXUA.



      Este mes nos vamos a Vitoria. Todos sabemos que la gastronomía del Pais Vasco es conocida por su calidad y variedad; tenemos numerosos cocineros archiconocidos de esta zona, que difunden sus platos por todo el mundo. Así que no queríamos dejar pasar un postre típico de esta comunidad, porque tiene todos los ingredientes para ser perfecto. Realmente se trata de una mezcla de básicos que se monta por capas: bizcocho, nata, natillas y caramelo. Un argumento simple y completísimo. Teneis que probarlo, porque además lo podeis tener listo en una hora.


 1.-  Hacemos una plancha de bizcocho básico genovés. Batimos 3 huevos con 120 g de azúcar hasta que blanqueen y tripliquen su volumen. Después le añadimos 120 g de harina bizcochona tamizada y mezclamos de nuevo con movimientos envolventes. Precalentamos el horno a 180º mientras preparamos una fuente baja, poniendo un papel vegetal. Vertemos la masa y horneamos 15 minutos. 
   Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.

 2.-  Por otro lado hacemos unas natillas. Yo ya hago siempre las natillas rápidas que salen perfectas y os aconsejo a todos aquellos que seguís tirando de los sobres, porque realmente se tarda un minuto más en hacerlas y sin embargo el sabor es incomparable. 
   Cogemos 500 ml de leche, separamos un vaso donde diluimos 50 g de maicena. Mezclamos con el resto de la leche en un bol, añadimos 3 yemas de huevo, 100 g de azúcar, un sobre de azúcar avainillada y una cucharadita pequeña de vainilla en polvo (opcional). Batimos con la batidora y lo ponemos al fuego en un cazo. Removemos con una cuchara de palo hasta que espese, sin dejar que hierva en ningún momento. Dejamos enfriar.
   Yo para esta receta lo que he hecho es no poner la vainilla, y en su lugar puse un palo de canela y la ralladura de media naranja.

3.-   Por otro lado montamos 500 ml de nata muuuy fria. Yo uso nata vegetal que queda con una consistencia perfecta y tiene un sabor delicioso.

4.-   Y por último hacemos un caramelo. Para ello ponemos un vaso de azúcar en una sartén, la más antiadherente que tengamos, y sin remover ni nada, simplemente la dejamos al fuego hasta que se derrita y se haga caramelo. Empiezan por quemarse los bordes y vereis como poco a poco se va hacia el centro. Cogeis la sartén por el mango (que es lo que se recomienda siempre en todas las situaciones) y le dais unos meneitos circulares para que se mezcle todo. Mucho cuidado cuando se derrita, es lo que más quema del mundo (después del acero fundido. Soy andaluza, recordadlo).


   Para servirlo podemos usar una fuente de barro y hacerlo de una vez para cortar en porciones, o bien en recipientes individuales. 
   Para montar nuestro goxua lo hacemos de la forma siguiente: En la base ponemos un círculo de bizcocho, calamos con un buen chorro de vino dulce rebajado con agua, después ponemos una capa de nata montada (del mismo grosor aproximado que el bizcocho), seguido de otra capa de natillas (ya frías) y coronamos con unas gotas del caramelo recién hecho, que también podemos sustituir por espolvorear directamente con azúcar y quemar con un soplete de cocina. Como querais, a mí personalmente me gusta la mezcla de texturas que tiene este postre, y el crujir del caramelo le da un toque perfecto. Una vez montado, meted un rato en la nevera, hasta el momento de servir.
   Os recomiendo que en cada cucharada pilleis todas las capas a la vez, está impresionante.



   Esta es nuestra receta para este mes en De norte a sur, y os recuerdo que podeis participar hasta el día 31 de marzo, enviandonos esta u otra receta que os guste del País Vasco y sólo así podreis participar en el sorteo del fantástico libro que Larousse amablemente ha cedido para que os regalemos. Yo no dejaría pasar esta última oportunidad que nos ofrece Larousse, porque de sobra conoceis la calidad de sus publicaciones y este libro además es de lo más interesante, no lo quereis? 
   Las bases completas para participar las teneis al pinchar aquí.

miércoles, 7 de marzo de 2012

EMPANADA DE PULPO

   
   Para hacer esta empanada usé la masa Tito, que desde que la probé reconozco que la uso un montón, porque es facilísima de hacer, de recordar las medidas y sobre todo de usar, porque no tienes que esperar levados ni nada de eso, en un momento la tienes lista para hacer pizza, empanada... Pinchad en el enlace y vereis la receta.

   Ya sabeis que me encanta el pulpo y aún no había hecho nunca una empanada con él, así que llevaba tiempo con ganas de probarla.  El resultado fue estupendo, nos encantó, así que os animo a probarla.


  Yo he usado una bolsa entera de pulpo congelado, del que viene ya cocido y cortado en rodajas, que simplemente he dejado descongelarse.
   Aparte he hecho un refrito en un par de cucharadas de aceite de oliva, poniendo una cebolla picada, un puñado de pimiento rojo y verde (también congelado), un diente de ajo picado, una hoja de laurel, una cucharadita de pimentón picante, sal, pimienta negra y un par de cucharadas de tomate frito. Cuando está la verdura pochada, añadimos el pulpo y lo mareamos un par de minutos. Dejamos enfriar. Es importante dejar enfriar el relleno para que no se nos rompa la masa.


   Extendemos la mitad de la masa en un molde redondo (yo usé uno de 22 cm), cubrimos con el resto de la masa cerrando bien los bordes, pinchamos el centro para que salga el vapor durante la cocción y que no se nos rompa, y pintamos con huevo batido.
   TRUCO: ¿No os da coraje batir un huevo para pintar una empanada y tirar el resto que no useis? Pues yo lo que hago es usar huevos de codorniz. Suelo tener huevitos de estos que uso para pincelar, bueno y también para cocinar, y así lo aprovecho entero sin desperdiciar huevo ;)

domingo, 4 de marzo de 2012

BERENJENAS GRATINADAS CON MOZZARELLA

   
   Ya os he contado cuanto me gustan los quesos derretidos, en cualquiera de sus modalidades. Y hace unos días me surgió la duda de, si la mozzarela fresca se derretía al horno, como la mozzarela que ponemos rallada por ejemplo en la pizza. Así que me decidí a probar una mezcla infalible (claro está, si se derretía el queso) berenjena, tomate y mozzarella.


   Para un plato único de una persona: Lavamos una berenjena, le cortamos el rabo y la cortamos a lo largo en rodajas finas, de medio centímetro aproximadamente. Las vamos metiendo en una fuente con agua y sal, mientras preparamos el resto.
   Cogemos una bolsa de mozzarela fresca de búfala, creo que trae 400 g (la que yo usé la compré en Carrefour, pero la tienen en todos los supermercados), la escurrimos del líquido que traen y la cortamos en rodajas no demasiado finas.
   Ponemos en el vaso de la batidora una lata de tomates enteros pelados, un manojito de albahaca fresca, otro de orégano fresco y sal. Batimos bien.
   Sacamos la berenjena del agua y la secamos muy bien. Las salamos ligeramente y las enharinamos. Freimos en abundante aceite hasta que se doren por las dos caras y vamos sacando a un papel absorbente.


    Precalentamos el horno a 180º. En una fuente refractaria con unas gotas de aceite ponemos una rodaja de berenjena, encima un par de cucharadas del puré de tomates y encima la mozzarela. Seguimos alternando capas hasta terminar con una de tomate, que espolvoreamos de queso rallado (yo puse parmesano).
   Gratinamos en el horno hasta que se derrita el queso, aproximadamente unos 10 minutos.


   Por cierto, la mozzarela fresca, también se derrite en el horno  ;)

jueves, 1 de marzo de 2012

KEDADA BLOGUEROS EN SEVILLA


Como os conté en mi última entrada (ya van dos seguidas sin receta) el pasado 28 de febrero quedamos unos cuantos amigos con blog de cocina, para conocernos físicamente. Y bajo un sol de justicia (es lo que tenemos en el sur  ;) empezamos a llegar poco a poco.

   Esta experiencia siempre es grata, ya que es muy curiosa la sensación de hablar con gente casi a diario, con la que compartes muchas cosas y sin embargo no conocer su aspecto físico. Así que siempre que pueda, me voy a apuntar para pasar un día tan agradable como el que pasamos el martes.


   Por un lado conocí pude conocer a amigos, que no conocía, que conocía y no había visto nunca o que conocía y tenía ganas de volver a ver como a Lidia de Atrapada en mi cocina.



   Quedamos en la estación del AVE a eso de las 12.30h y fuimos llegando de todas partes de Andalucía, con un distintivo especial: Llevábamos puesto un delantal!!! algunos lo llevaban monísimo serigrafiado con el nombre del blog incluso, así que no teníamos pérdida, pero por si acaso, cuando llegaron Charo de Ananay Dulce y Pilar de Suave como bizcocho nos trajeron unos detalles preciosos y muy prácticos: la primera, una tarjeta con el logo de la kedada para colgar, con una pieza en porcelana fria. La segunda unas etiquetas personalizadas para que nos las colgáramos con el nombre de cada uno y de nuestro blog. Vaya, ideal para saber con quién estabas hablando y que no se te olvidara. Todo un detallazo de las dos, que son majísimas.


   Después nos fuimos todos a comer a La Carrucha, un bodegón típico en el barrio de Triana, donde ocupamos la mayor parte del espacio, nos atendieron de maravilla y comimos de escándalo. Tengo que deciros que la comida estaba deliciosa, me encantó cada plato que nos pusieron.





Lidia de Atrapada en mi cocina, Luisa Las recetas de las mellizas (su melli no pudo venir) y Susana de Gastronofilia. Fueron mis compañeras más cercanas en la comida y tengo que decir, que fue una comida de lo más entrenida, relajada y provechosa, nos cundió muchísimo, me encantó esta compañía.

    Evidentemente es imposible estar con todos, éramos muchos, pero no nos estábamos quietos mucho rato, y no parábamos de levantarnos para plasmar las caritas y poder después enseñarla a quien no pudo venir.

   Sobre todo me hizo especial ilusión conocer a los organizadores de esta reunión, a los que me une un cariño especial Jose Manuel y Rocio de Las recetas de Triana y a Maria José de MJCoria Blog a la que me dió una alegria increible encontrarme allí y ponerle cara, porque nos conocemos desde hace 5 años, muuuuy fuerte no?



 También estaban y pude conocer a Vero de El Chef Coli, Beatriz de Petisui y María de Los Blogs de María...


...Valentín de Andanzas y Rutinas, Luisa de Cocinando con mi Carmela y Bego de Al calor del horno 
 

   Y para después de la comida, Jose Manuel nos tenía preparada una sorpresita, y aunque yo pensé que nos iba a deleitar con un streeptease, al final se decantó por llevarnos a tomar un café, en un sitio idílico, el Restaurante Abades Triana. Justo en frente de la Torre del Oro, a pie del río Gualquivir en un ambiente de lo más relajado y acogedor, donde nos invitaron a tomar café y piononos atendidos por un servicio excelente.




Aquí podeis ver a Mari Angeles de Cocinar sin miedo, Pilar de Suave como bizcocho, y aunque les saqué fotos, no han sido ponibles, también estaban Oliva de Locas Recetas, Karmela de Perrunilla y Lola de Cosas nuestras. Cuando ya me iba, llegó a pasar un rato con los que aún quedaban Jesús El cocinero sexy y pude conocer a tiempo.


   El rato que estuvimos allí, fue la guinda a un día perfecto, la culminación de una organización excelente fruto de un montón de días de trabajo. Gracias Jose Manuel, Rocío y Maria José sobre todo, por haber conseguido unirnos a tantos y haber hecho posible que un grupo de amigos pasemos un día inolvidable. Espero que repitamos muy pronto.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...