lunes, 31 de diciembre de 2012

GALLETAS NAVIDEÑAS, FELIZ AÑO



  Después de unos días desconectada, dedicándome a lo que me ha apetecido  (descansar, cocinar y visitar a mi familia en Ceuta), vuelvo para dejaros las galletas con las que quiero despedir el año y recibir el 2013. 
   Estos días todos tenemos buenos deseos para los demás, buenos propósitos para nosotros y gracias a la situación que vivimos, cada vez contamos con menos medios. Así que vamos a endulzarnos la vida todo lo que podamos, y ojalá que las buenas intenciones que nos dedicamos todos, se cumplan por lo menos en parte, por lo que os deseo de todo corazón, que sobre todo tengamos mucho ánimo y salud para afrontar las dificultades y ponerle un toque de color y sabor a nuestro día a día.

   A todos mis seguidores: GRACIAS por haberme acompañado este año y  por todos y cada uno de vuestros comentarios. Seguimos cocinando!!!

viernes, 21 de diciembre de 2012

HOJALDRINAS RELLENAS DE NARANJA


   Ya os dije hace unos días, que las hojaldrinas junto con los nevaditos, son los dulces navideños que más me gustan, así que tenía muchas ganas de hacerlas.
   El año pasado vi la receta que puso Reme de Al sur del sur, y me la guardé en pendientes, y este año han caido tal cual la puso. Así que si queréis ver el fantástico paso a paso, sólo tenéis que pinchar el enlace.
   Tengo que decir que de sabor están muy ricas, y muy parecidas a mis favoritas que son las Mata. Pero al día siguientes, llega al trabajo mi compañero Eloy, y trae unas hojaldrinas rellenas de naranja, que me saltaron dos lagrimones, ya no sólo por el sabor y el relleno, si no por la textura. Se deshacían en la boca, así que me dispuse a tunear la receta de Reme para conseguir un nuevo propósito.... saldrá?

   Primero he dividido las cantidades (por si acaso no salían) y he sustituído la mitad de la harina normal por bizcochona y la mantequilla he puesto mitad de cerdo y la otra mitad normal. Por lo demás decir que he puesto zumo de mandarina en lugar de poner naranja.


   Ponemos en el bol del robot 150 g de harina bizcochona, 150 g de harina de trigo,  la ralladura de la piel de 1 naranja, una pizca de sal, 100 g de manteca de cerdo ibérico ElPozo, 100 g de mantequilla sin sal (fría de la nevera), 25 ml de vino blanco y 25 ml de zumo de mandarina. Amasamos todo con la pala mezcladora unos minutos hasta que quede una masa compacta. Sacamos, hacemos una bola que tapamos con film transparente y guardamos en la nevera al menos una hora.
   Pasado ese tiempo, ponemos un poco de harina en la superficie de trabajo y con un rodillo estiramos la masa. Cogemos un extremo (el de la dcha por ejemplo) y lo doblamos hasta la mitad, después cogemos el otro extremo y lo ponemos encima, de manera que nos queda una masa doblada en tres trozos. Giramos 90º y volvemos a estirar, para volver a hacer de nuevo las tres dobleces. Yo esta operación la he repetido 4 veces, con ello conseguimos las capas hojaldradas.


   Antes de cerrar la última vez, he extendido una capa de mermelada de naranja amarga. Cerramos y cortamos con un cortante o con ayuda de un cuchillo, para hacer los rectángulos.
   Con el horno precalentado, vamos poniendo las masas en la bandeja de horno forrada con un papel vegetal, e introducimos a media altura para hornear durante 45  minutos a 170º.


   Si os dais cuenta, en la masa no hemos puesto ni gota de azúcar, así que tal como van saliendo del horno, las pasamos a un plato con azúcar glas y las cubrimos bien por todas partes en caliente. Después las dejamos enfriar.


martes, 18 de diciembre de 2012

ROSCOS DE VINO

    
  Seguimos con la ronda de dulces navideños, esta vez directamente de la cocina de Blogmiren.   A mi marido le gustan especialmente los roscos de vino, y ya he dicho yo que este año no compramos dulces a granel, así que cuando ví los que puso Miren me gustaron especialmente, porque quedaban con una textura hojaldrada perfecta, y son super fáciles.  ¿Que no? mirad y animaos!


   Ponemos en una sartén 100 ml de aceite de oliva a calentar, freímos en él dos cucharadas de ajonjolí y reservamos hasta que se enfríe.
   En el bol del robot, echamos 500 g de harina de trigo, añadimos el aceite con el ajonjolí, 100 g de manteca de cerdo ibérico ElPozo, 125 ml de vino dulce y una cucharada de zumo de naranaja o mandarina. Mezclamos bien (yo con la pala mezcladora del robot, pero ya sabeis que se puede hacer perfectamente a mano) y le ponemos 100 g de azúcar y una cucharadita de canela en polvo y seguimos amasando hasta que se nos quede una masa suave que no se pega a las manos.


   La extendemos con un rodillo, hasta dejarla más o menos de un centímetro y con un cortante circular o un vaso, vamos haciendo las formas que pasamos a una bandeja de horno forrada con un papel vegetal y una vez allí, con otro cortante más pequeño les quitamos el centro, yo usé un descorazonador de manzana.
   Y así, sin más reposo ni más nada, metemos en el horno que tendremos precalentado a 180º durante unos 20-25 minutos. Cuando los vamos sacando, y en caliente, los vamos rebozando de azúcar glas.

viernes, 14 de diciembre de 2012

GALLETAS DE CRISTAL

   
   Ya sé que estas galletas son archiconocidas en la blogsfera, y que casi todo el mundo las tiene publicadas, pero yo no las había hecho nunca, y hace unos días le contaba a una compañera de trabajo, que pensaba hacer unas pocas para colgar del árbol de navidad y no tenía ni idea de como eran. Me sorprendió mucho que aún hubiera alguien que no las conociera, pero después me ví explicándoselo también a mi hermana. Así que como uno de los propósitos de este blog es precisamente ese, que la gente que me sigue, vean lo fácil que son la mayoría de las cosas y que descubran como hacer cosas nuevas, pues hala, aquí la tenemos: Galletas de cristal.


    Hacemos una masa de galletas, una que nos guste especialmente, yo os recomiendo las galletas básicas para decorar a la que podéis cualquier esencia, jengibre en polvo, canela o un poquito más de azúcar (puesto que no va a llevar encima ni glasa ni fondant que la endulce en exceso). 
   Cuando tengamos la bola de masa hecha, la ponemos entre dos papeles vegetales y la estiramos con un rodillo hasta dejarla de un grosor de 5mm (yo uso unas guías de madera). Así como la tenéis la masa, con sus dos papeles y todo, uno por arriba y otro por abajo, la pasamos a una fuente y la metemos en la nevera. Yo la dejo una hora mínimo. Pasado ese tiempo la masa se habrá endurecido, así que quitamos el papel de encima, lo ponemos en una fuente de horno y lo encendemos a 180º para que vaya calentando. 


    Vamos cortando la masa con las formas que hayamos elegido y las pasamos a la bandeja que tenemos preparada. Una vez puestas allí todas, con otro cortante más pequeño de la misma forma o de otra diferente, con cuidado le vamos sacando el centro. (Evidentemente la masa que vaya sobrando de los centro y de los filos, la volvemos a juntar y repetimos la operación)
    Si son para colgar del árbol, en un extremo con otro cortante redondo pequeño, o bien, con una boquilla redonda, hacemos un agujerito, por donde después pasaremos un cordón o lazo. Tened en cuenta que al hornear, el agujero se cierra un poco, así que no lo hagáis del tamaño que queréis que quede, si no, un poquito más grande. 
    Ahora, ponemos trozos de caramelo de colores en el centro. Un caramelo entero si son muy grandes, es excesivo, porque al calentarse puede rebosar, así que cada caramelo lo vamos machacando con el rodillo por ejemplo, y ponemos unos trozos, claro que depende del tamaño que hayáis hecho las galletas y del que tengan los caramelos.


   Metemos al horno, hasta que las galletas empiecen a dorarse, unos 12-15 minutos.  Mientras hornean, veremos como el caramelo se ha derretido y está burbujeando, así que cuando sacamos la bandeja del horno, TENEMOS QUE DEJAR ENFRIAR EN LA BANDEJA, es decir, no las movemos ni las pasamos a una rejilla enfriadora. Cuando se enfrían, el caramelo vuelve a solidificar y quedan así, como si tuvieran un cristal de color en el centro. En esta ocasión los caramelos que teníamos en casa eran de colores muy sosos, e incluso el rojo, tiraba más a rosa, pero bueno, era lo que había en casa y hay que aprovechar, no? A fin de cuentas, el efecto es el que veis y a los niños les encanta, sobre todo verlas colgadas del árbol de Navidad. 

martes, 11 de diciembre de 2012

NEVADITOS


 

    Empezamos la ronda de dulces típicos navideños. Y antes de seguir os diré que no hace falta ningún aparato para hacerlos, de hecho estos por ejemplo están amasados a mano.


   Los nevaditos junto con las hojaldrinas, son de los dulces navideños que más me gustan. Claro que yo hablo de los comerciales que todos conocemos y para mí no hay mejores hojaldrinas que la Mata, ni nevaditos que los de chocolate de Reglero. Pero ¿que pasa? que de repente un año, los de choco desaparecieron del mercado. No entiendo porqué, pero por más que los buscaba en cada supermercado nada, sólo de los blancos, que también me gustan pero no igual. Y a pesar de haber cada vez, más modalidades extrañas, sigo sin encontrar nevaditos de chocolate. Pues nada, habrá que hacerlos en casa.


   Para la receta de nevaditos, me he ido a La cocina de Angie, tenía guardada la receta de mi amiga en favoritos desde el año pasado, y como a todas las que guardo, tarde o temprano les llega su momento.


   Derretimos medio minuto en el microondas, 200 gr de manteca de cerdo ibérico (yo uso de la marca ElPozo, de venta en todos los supermercados, incluido Mercadona). 
   En un bol hondo ponemos 500 g de harina de trigo, hacemos un agujero en el centro y vertemos la manteca derretida, 125 ml de vino blanco, media cucharadita de sal y 1 cucharada de azúcar. Removemos todo con una cuchara de madera, hasta que esté más o menos integrado y después volcamos en la superficie de amasado y lo terminamos de amasar a mano, hasta que queda una masa perfecta, muy manejable y nada pegajosa.

   Estiramos con un rodillo, dejándola más o menos de un centímetro de alto y con un cortante redondo, vamos haciendo circulitos. Volvemos a juntar toda la masa sobrante y repetimos la operación.
    Precalentamos el horno a 180º, ponemos los círculos en una bandeja con un papel vegetal y horneamos unos 20 minutos hasta que estén ligeramente dorados.


    Dejamos enfriar en una rejilla y espolvoreamos con azúcar glas.  Para los de chocolate, calentamos una tableta de chocolate negro especial fondant al baño maría o en el microondas (solo un minuto a potencia media) y con los nevaditos puestos en una rejilla, bañamos de chocolate derretido y dejamos enfriar hasta que vuelva a endurecer. Para mí, estos son una auténtica delicia.
    

  
   

viernes, 7 de diciembre de 2012

CARRILLADA CON CREMA DE QUESO



   Conservas Artesanas Rosara, me envió hace unos días unas muestras de uno de sus productos gourmet, que he tenido el placer de probar y con el que he elaborado esta receta. Se trata de de unas mousses de queso apropiadas para untar.


   La novedad está en que no necesita frío, tienen más de un 20% de queso y una caducidad de 5 años. Las elaboran a partir de una variedad concreta de queso, añadiendo huevo y leche, sin colorantes, saborizantes o conservantes. Además tienen muy poca materia grasa, los de roquefort y oveja solo un 12,9% y la que queso de cabra un 14,8%.
   Son de textura muy agradable, porque en principio me las imaginaba ligeras y como espumosas, pero no, son fácilmente untables y van muy bien como acompañamiento o como relleno de hojaldres, pasta, etc.


   En este caso, decidí hacer una crema como base para un kg de carrillada de ternera. La hice en mi fussion cook TA (más información en el banner de la derecha), pero la podéis hacer en cualquier olla o cazuela.


   Encendemos el botón start, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar. Entonces echamos una cebolla picada, damos unas vueltas y cuando empiece a transparentar, ponemos los trozos de carne que previamente habremos salpimentado y sellamos por todas partes. Echamos 150 ml de vino blanco, cerramos la olla y anulando el menú, programamos el de "carne" que dura 15 minutos. Cuando acabe, despresurizamos manualmente, sacamos la carne y en vertemos en la olla el contenido de un tarro de mousse de queso de oveja, removiendo con unas varillas hasta que se deshaga completamente con el calor. En un vasito con 50 ml de agua disolvemos una cucharada de maicena y lo volcamos en la salsa para que espese.
   Para emplatar ponemos una base de arroz blanco hervido y salteado con ajo unos minutos, colocamos toda la carne en el centro y cubrimos con la salsa de queso. 


   Gracias a Conservas Rosara, he podido probar este producto y degustarlo de manera diferente, y ha sido todo un placer. Además que sepáis que tienen un concurso de recetas navideñas en su página de facebook, en el que podréis concursar enviando una receta hecha usando alguno de sus productos, hasta el próximo día 20 de diciembre. Suerte!


lunes, 3 de diciembre de 2012

GALLETAS MI COLCHA DE PATCHWORK

   
  Hoy vengo con una entrada especial. Es diferente porque vengo a enseñaros la maravilla de colcha de patchwork que me ha hecho mi tía, se llama Mª Victoria y tiene un blog llenito de obras de arte que salen de sus manos, se llama Mis Labores y si pincháis el enlace además de mi colcha, veréis la que le hizo a mi hermana para su boda o la preciosidad de dulce que hizo por el nacimiento de mi sobrina.  Cuando yo vi la de mi hermana y mi sobrina quedé absolutamente prendada por la paciencia, estilo y arte que hay que tener para hacer esto, y claro, como yo soy del club "culo veo culo quiero".... pues claro, me llegó el turno y tengo que decir que estoy absolutamente encantada con el resultado de mi regalo, aunque después me he enterado que al no ser patchwork clásico, ella tenía sus dudas sobre si me gustaría, qué graciosa es mi tía ¿verdad?

  El caso es que (obviamente) me gustó tantísimo, que decidí demostrarle mi agradecimiento de alguna manera dulce, y se me ocurrió hacerle mi versión más parecida a su colcha pero en galletas. Galletas con masa básica, unas de sabor a vainilla y otras de limón y decoradas con fondant, glasa y tinte comestible pintado a mano alzada con pincel muuuy fino. 

   Una semana decorando galletas con mucho cariño, que empaqueté, les puse los mismos lazos que traía mi colcha pero en el tamaño más fino que había y le envié en una cajita, que ya han llegado a su destino (según me ha dicho sanas y salvas). Así que aquí os las dejo para que las veáis 










   Esta que veis encima, son dos rectagulares, como el filo que rodea el conjunto de los cuadros, aunque con el envoltorio no se ve demasiado bien.  Lleva un lazo diferente porque son galletas diferentes.
   Y por último, la dedicatoria. Según me explicó mi tía, los trabajos en patchwork suelen llevar por detrás una pieza donde se dedica el trabajo, ea, pues las galletas también se dedican, al menos en esta ocasión.


   MUCHAS GRACIAS TITA! 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...