ATENCION: SI AL ENTRAR AQUÍ VES LOS TEXTOS EN UNA LETRA CURSIVA HORRIBLE Y DIFICIL DE LEER, ACTUALIZA LA PAGINA DANDOLE A INICIO O A F5

martes, 28 de junio de 2011

TIRAMISÚ RAPIDO

  
   Este tiramisú lo he hecho aprovechando unos trozos que quedaron del brioche de hace unos dias, bueno mejor dicho, lo aparté aposta porque tenía en mente hacer el tiramisú y con esta base me parecía ideal y la verdad es que fue todo un acierto. Un postre refrescante y que se hace muy rápido.

   
   La receta es una adaptación de la que viene en El Libro de la Cocina, que me regaló mi hermana del círculo de lectores y que trae verdaderas maravillas. En él se explica que el tiramisú (uno de los postres más apreciados de Italia)  recibe su nombre, que significa "levántame", del café expresso.

  
   Por un lado necesitamos 150 ml de  café, al que le añadiremos 50 ml de licor de café (yo puse khalua) y reservamos.
   Montamos 250 ml de nata muy fría y mientras sube, en otro recipiente echamos 250 g de queso mascarpone y dos cucharadas soperas de azúcar glass y lo batimos hasta que estén totalmente integrados. Después incorporamos esta mezcla a la nata montada, poco a poco con movimientos envolventes.

  
   En los vasos (o en la fuente) donde vayamos a servir nuestro tiramisú, ponemos primero una capa de la mezcla de mascarpone. Después bañamos los restos de brioche, (o bizcochos) en el café con licor y ponemos una capa de esta mezcla sobre la que pusimos primero, aplastándola un poco con una cuchara, así vamos alternando capas hasta que acabemos los ingredientes, debiendo terminar con una de mascarpone-nata. Alisamos la superficie y espolvoreamos con chocolate negro rallado o cacao desgrasado, justo antes de servir.


sábado, 25 de junio de 2011

PAVLOVA DE CANELA CON MANZANAS CARAMELIZADAS


  Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico de la reposteria: la Pavlova.

  
   El libro más antiguo en el que se describe una receta muy parecida a la Pavlova es de origen neozelandés, y se fecha en 1929, en cambio, el nombre a este postre se lo dió en 1935 el chef del Hotel Esplanade en Perth, Australia, Bert Sachse, cuando la bailarina rusa Anna Pavlova, fue a visitar el país y el chef le deleitó con esta creación. Pero hay mucha controversia con respecto a quienes fueron los inventores reales de este postre, lo cierto es que está y es un placer comerlo, así que os animo a que lo prepareis, es muy sencillo y admite varias versiones.  Aquí os dejo la que yo he preparado.

   Primero hacemos un merengue suizo. Para ello ponemos un cazo en el fuego al baño maría, donde echamos 6 claras de huevo y 300 g de azúcar glass y meclamos con unas varillas unos 5 minutos hasta que se disuelva completamente el azúcar. Apartamos y metemos el cazo en otro con agua muy fria o hielo para cortar la cocción.
   Cuando esté completamente frío, ponemos en el bol del robot con una pizca de sal y empezamos a batir a velocidad media-alta, hasta que esté perfectamente montado y brillante, entonces le ponemos media cucharadita de cremor tártaro, una cucharadita de vinagre y dos cucharadas de canela molida. Volvemos a batir unos segundos para que se mezclen bien los ingredientes y pasamos a una manga pastelera con una boquilla lisa grande, o directamente solo con el adaptador.

  
   Ponemos un papel vegetal en la bandeja del horno (que estaremos precalentando a 180º) y formamos una torta en círculo, poniendo un poco más de merengue en el centro. Bajamos la temperatura a 150º y horneamos una hora y cuarto. Pasado ese tiempo, apagamos y dejamos enfriar completamente.

   
   Aparte montamos 300 ml de nata muy fría y la ponemos encima del merengue horneado, a cucharadas.

   
   Descorazonamos y pelamos una manzana y la cortamos en gajos finos. Ponemos en una cazuela medio vaso de azúcar moreno y otro medio vaso de agua, cuando se disuelva el azúcar, echamos las manzanas y las cocemos en el almíbar hasta que estén caramelizadas.

   
   Disponemos en círculo encima de la nata, vertiendo el resto del almíbar. Decoramos al gusto con más fruta.

    
   Tengo que decir que me ha sorprendido este postre, el merengue no es lo que más me gusta del mundo, pero esta combinación ha sido exquisita. Hay que probarlo.


  

miércoles, 22 de junio de 2011

BRIOCHE CON CHOCOLATE

    
   Esta receta la tenía en favoritos desde hacía tiempo, es del blog Comer guapamente y su dueña lo puso para hacer en panificadora. Yo, como tenía ganas de estrenar dos moldes que me compré esta semana, lo he amasado en la pani y lo he terminado en el horno. 

   
   Sólo tengo que deciros que cuando termina el programa de amasado levado, ves que la masa necesita bastante más harina, está casi líquida, que supongo que para dejar cocer en la pani está bien, pero para amasar y dar forma a mano no, con lo cual, eché harina en la encimera, desparramé encima la masa, cubrí de harina y con ayuda de la rasqueta, empecé a amasar a mano, hasta que fué completamente manejable y no se pegaba a las manos.
   En este momento le agregué chocolate negro cortado en trocitos pequeños, hice bolitas y las puse en el molde a esperar que levara, tapada con un paño. 


    
   Para la masa, ponemos en la panificadora en este orden:
80 ml de leche, 4 huevos, 200 g. de mantequilla a temperatura ambiente, 2 cuharaditas de sal, 80 g. de azúcar, 575 g. de harina de fuerza, un sobre de levadura de panadería.
   
   Programamos amasado y levado, y después amasamos manualmente como he explicado al principio, o bien programamos directamente el menú de dulce que dura 3 horas y media aproximadamente. 

  
   Si optamos por la primera opción, cuando leven lo suficiente, pintamos con huevo batido y horneamos a 180º durante 20 minutos. 

    
   Por cierto, mañana me voy 10 días a Zahara de los Atunes si pinchais en el enlace podreis ver unas imagenes de las maravillosas y paradisíacas playas que hay allí, así que aunque me llevaré el ordenador e iré publicando recetas que tengo en borradores, espero que entendais que no podré entrar a comentaros demasiado, haré lo que pueda, pero pretendo relajarme, así que nada de cocinar! Un beso.

lunes, 20 de junio de 2011

QUICHÉ DE LOMO CON BACON


   Este mes Ana de ¿Cuántas horas tiene el día? es la anfitriona del concurso de "Caris...nosotros también" y aunque mi maridín sólo se encarga del desayuno y la merienda de los niños, cuando le dije que este mes tenía que hacer una quiché para el concurso, contra todo pronóstico, aceptó encantado. 

   Y tengo que decir que, como cuando cocinan los niños, fue muy divertido verlo todo aplicado cocinando y me lo pasé pipa haciendo las fotos mientras él se esmeraba en hacer un plato dificilíiiiiiiisimo: una quiché.
 Vimos el video juntos y después le preparé todos los ingredientes en la encimera de la cocina y a partir de ahí ya no hice nada más porque él podía solo (según palabras textuales) y que se acordaba perfectamente. Y debía ser verdad, porque le salió tan buena que creo que deberíamos a partir de ahora repartirnos las comidas principales, jajaja (no tengo yo moral!)
   Extendemos una masa quebrada en un molde redondo previamente engrasado, pinchamos toda la base con un tenedor, lo cubrimos con papel vegetal y echamos medio paquete de garbanzos dentro para que no suba.

 Horneamos a 180º durante 15 minutos (puso hasta el temporizador del horno, que yo no sabía como se usaba, no lo había usado jamás). Cuando pase este tiempo, sacamos del horno, y tiramos el papel con los garbanzos, dejamos templar.
   Mientras cortamos los 3 filetes de lomo adobado en cuadraditos y los salteamos a fuego medio en una sartén con un paquete y medio de bacon en tiras. No lo hacemos demasiado y no le ponemos nada de grasa, solo la que suelta el bacon.
   Batimos 3 huevos, junto con un vaso de leche, un vaso de nata, un poco de sal y pimienta negra al gusto. Le volcamos la carne (escurriendo la grasa) y le ponemos un paquete de queso rallado. Mezclamos todo bien y vertemos sobre la masa quebrada que tenemos apartada, repartiendo los trozos de carne.

   Volvemos a meter en el horno hasta que esté cuajado, en el mío a 180º unos 40 minutos.
   Estaba buenísima, además no os parece que las cosas saben mejor cuando os las ponen por delante? Pues animaos, que teneis de plazo hasta el 12 de julio.

domingo, 19 de junio de 2011

LECHE MERENGADA (MERENGUE SUIZO)

  
   Desde que me sale el merengue, ya no hay quien me pare. Hace unos días descubrí en el blog de Sara la receta que hoy os pongo, aprovechando que estaba mi madre en casa, y a ella no le atraen nada los dulces, sin embargo esta bebida le encanta, y además mañana es su cumple, he decidido hacerla. Hasta que leí la de Sara, siempre pensé que la leche merengada era leche con azúcar,  limón y canela, pero entonces por qué la llaman merengada? lógicamente porque también lleva merengue (aaaay Rocio).

 
   Ponemos a hervir un litro de leche (en mi caso desnatada) con  3 ramas de canela y la peladura de un limón, a fuego medio durante unos 20 minutos.
   Mientras hacemos un merengue suizo. [Para ello ponemos en un cazo 3 claras de huevo, con 200 g de azúcar, removemos con unas varillas y lo llevamos al baño María, unos 5 minutos sin dejar de remover hasta que se disuelva el azúcar. No hace falta remover demasiado, sólo hasta que se haya disuelto el azúcar por completo. En ese momento, retiramos del fuego y metemos el cazo en un bol con agua fría para cortarle la cocción. Dejamos enfriar completamente.

 
   Pasamos al robot, le ponemos una pizca de sal y batimos a velocidad media-alta y  con las varillas 20 minutos. Ahí está el quiz de la cuestión, yo siempre lo paraba antes y claro, no estaba duro, necesitaba más tiempo. Con 20 minutos, queda perfecto].
   Pasamos la leche colada a un tupper y la metemos en el congelador una media hora, después la agregamos al robot que volvemos a poner en marcha a velocidad baja, para que se integre completamente. Volvemos a meter en el congelador hasta que esté casi escarchado. 

  

sábado, 18 de junio de 2011

TARTA ARCOIRIS

  
   Esta es una de esas recetas de las que me enamoré nada más verla. Recuerdo que la primera vez que ví una tarta arcoiris me impactó tanto por su espectacularidad, que en el mismo día hablé varias veces de ella a distintas personas. La guardé en favoritos y esperé el momento para hacerla.
   Ese momento llegó hace un par de fines de semana, cuando mi vecino me encargó que hiciera la tarta para la fiesta sorpresa que le estaba preparando a su mujer, por su 40 cumpleaños. Así que decidí que para esa fecha tan especial en una mujer, había que animar la tarta poniéndole muuuucho color.

     Hice 6 bizcochos cada uno de un color y lo cubrí con nata vegetal.
   Para cada bizcocho usé,  2 huevos, 120 g de azúcar, 120 g de harina, una cucharadita de mantequilla y media cucharadita de esencia de vainilla. Cuando estaba todo bien mezclado, puse unas gotas de colorante. He usado un molde de 30 cms.
   A partir de aquí, ya es una mezcla de control y organización. Ponemos a hornear el primer bizcocho a 180º durante 10 minutos, mientras preparamos el siguiente. Sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriando en una rejilla. Limpiamos el molde, engrasamos de nuevo y echamos la mezcla del siguiente. Así con los seis bizcochos, morado, azul, verde, rojo, naranja y amarillo.
   Para el relleno hice una SMBC de vainilla, que preparé el día antes. Primero hacemos un merengue suizo, poniendo en un cazo al baño maría, 3 claras de huevo con 200 g de azúcar y vamos removiendo hasta que se disuelva el azúcar, unos 5 minutos sin dejar de remover con las varillas de mano. Pasado este tiempo, apartamos del fuego y dejamos enfriar completamente, podemos poner este caso en otro con agua fría o hielo para cortar la cocción.
   Una vez frio pasamos al robot donde estaremos batiendo a una velocidad media alta durante unos 20 minutos. Cuando esté completamente montado el merengue, ponemos una cucharadita de la esencia que queramos y empezamos a añadir 200 g de mantequilla a temperatura ambiente poco a poco, hasta que esté completamente integrada. 
   Esta es la Swiss Merengue Buttercream (SMBC) al que podemos poner cualquier esencia, o agregar mermelada, cacao... lo que queramos, convirtiéndose en un relleno perfecto para tartas, o en el toppin ideal para unos cupcakes. (Os recuerdo los que hice de fresa pinchando aquí)
   Volviendo a la tarta. Cuando ya estaban frios los bizcochos, los calé  con almíbar de mermelada de fresa, encima puse una capa de la SMBC y así con cada uno de los bizcochos. El último, el amarillo, no lo calé con almíbar y lo cubrí con la nata vegetal (ambiante)  montada. Después separé una parte de esa nata y la dividí en seis mangas poniendo una gota de colorante (de los mismos colores que los bizcochos) para decorar el contorno de la tarta, poniendo pequeñas bolitas hechas con boquilla lisa.

   La verdad es que fué una señora trabajera, pero mereció la pena ver la cara que puso Tracy y el resto de los invitados cuando la cortaron, dijeron: Ooooooooh y empezaron a aplaudir. Qué emoción! Ella piensa que le regalé una tarta de cumpleaños, pero yo creo que el regalo me lo hicieron ellos. 

   

viernes, 17 de junio de 2011

PATE DE ATÚN Y ANCHOAS


   Esta receta la aprendí hace muchos años, cuando en una comida del trabajo me la dió la mujer de un compañero. Me pareció tan fácil y resultona que la hice y desde entonces, es de esas recetas que he dado a mucha gente como entrante ideal.

   Ponemos en el vaso de la batidora, un huevo duro, una lata (pequeña) de atún en aceite con su aceite y una lata (pequeña) de anchoas escurrido el aceite, echamos un chorrito de ketchup (sólo para dar color) y batimos hasta obtener un paté.

   Como todos los patés es mejor servir en un cuenco con las tostadas alrededor para que cada uno se unte en el momento de comer, ya que si se prepara en la tostada con antelación, esta se reblandece. 
   Es facilísimo a que sí? pues probadlo y me contais.

miércoles, 15 de junio de 2011

MACARONS

   Cuando Lorena del blog Reposteria Artesanal Lorena propuso como reto hacer los Macarons, me hizo mucha ilusión pero a la vez me impuso un montón de respeto. Lo reconozco, le tenía miedito a este dulce. Es típico francés y por lo visto lo venden como una gran exquisitez. El caso es que tenía intención de hacerlo, y lo fuí dejando dejando, hasta que ayer mi amiga Ana los puso en su blog y me animó a hacerlos. Me dije: Qué leches! no van a poder conmigo los dichosos bocaditos de colores.
   El caso es que no me había dado cuenta de que el plazo terminaba hoy 15 de junio, así que ayer a toda prisa me tuve que poner a hacerlos. Tengo que decir que a la primera me salió una sopa, pero a la segunda, conseguí la consistencia perfecta, tanto que me animé lo separé en tres partes y los teñí de 3 colores diferentes.
   Os pongo como los hice. 
   Primero monté 3 claras a temperatura ambiente, cuando estaban a punto de nieve les puse media cucharadita de cremor tartaro, batí un poco más y saqué el bol del robot. Aparte mezclé 140 g de almendra molida (de Mercadona) con 180 g de azúcar glass (también Mercadona) y se lo volqué encima al merengue, lo ligué con una lengua y movimientos envolventes.
   Separé 3 partes y teñí cada una de un color. Metí la masa en una manga y con una boquilla del nº 10 (de Wilton) fuí haciendo los círculos en una bandeja  de horno forrada con el papel vegetal. 
   Después los dejé secar una hora y cuarto, precalenté el horno a 150º y horneé hasta que estaban secos, unos 15-20 minutos, hasta que les salga el "pie". Se dejan enfriar en el papel y después se rellenan.
   Para el relleno he hecho 2 ganachés, uno de chocolate blanco con 80 ml de nata y 100 g de perlitas de chocolate blanco y otro de chocolate negro con las mismas cantidades. El de chocolate blanco lo he dividido en dos partes, a una le he puesto unas gotas de aroma de coco y a la otra una cucharada de mermelada de fresa. El de coco lo he metido una hora en la nevera y después lo he montado con las varillas y le he puesto una cucharada de coco rallado.
   Se rellenan y se dejan enfriar en la nevera, yo toda la noche.
   En fin, menuda experiencia, pensaba dedicarme a ellos un fin de semana con tiempo, y al final los he tenido que hacer un martes corriendo, vaya todo lo que se pueda correr teniendo en cuenta el tiempo de las esperas. Supongo que no son los macarons perfectos, pero a mí como primera experiencia, me ha valido con creces, sobre todo porque de sabor están realmente riquísimos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...